10 bares castizos de Madrid (de esos en peligro de extinción)

Lo castizo está de moda. Y en peligro de extinción. Sí, a partes iguales. Los mejores bares míticos y tradicionales de Madrid son joyas que, poco a poco, se van sustituyendo por locales modernos y “pop” que invaden la capital. Y nos dejan con un suspiro al aire.

Huelen a típico. A años de historia. Y de historias. Y, sobre todo, tienen la magia de trasladarnos a otra época. Camareros uniformados al estilo clásico, expertos en el arte de servir (y de llegar al corazón de cualquiera que se asome), una decoración austera, gastronomía típica y pura de Madrid (y variada, porque va desde la clásica fritanga o la casquería hasta la bollería de la de verdad, pasando por la morcilla, los caracoles, el marisco… y un largo etcétera).

¿Quieres descubrir dónde están los mejores bares y qué se comen en algunos de los rincones más tradicionales de Madrid? Acompáñanos en esta ruta por los bares más castizos de Madrid

1. El Tigre

Es el más querido y visitado por los universitarios. Y es que si algo saben los estudiantes es dónde encontrar la cerveza mejor tirada de la capital. Eso sin olvidar que las tapas son gratis. Sí, sí: no nos estamos colando. Las tapas en El Tigre son… ¡por la patilla!

¿Que cómo son las tapas? Como las de toda la vida: tortilla de patata bien cuajada, chorizo, lacón con pimiento, croquetas… y las bravas, por supuesto. La decoración sigue la misma tónica: gran presencia de madera, barriles y el suelo lleno de servilletas y palillos. Como antes. Como si se hubiera parado en el tiempo.

  • ¿Dónde está? Calle de las Infantas, 30.

2. Bar Iberia

Si por algo se caracteriza es por ser un lugar de encuentro para todo el mundo en Madrid. En él hacen parada la mayoría de los taxistas, obreros, funcionarios, retirados jugando a las cartas, jubiladas que van a tomar el vermut o un chocolate con porras…

Sus desayunos siguen siendo como los de los años 60: el café se sirve en vaso de cristal y siempre se encuentran churros, porras, buena bollería… y a alguien pidiendo un carajillo. Abierto desde las 6 de la mañana hasta las 2, no hay excusa para encontrar un rato en el que visitar este bar madrileño que apenas duerme. De hecho, lo añadimos a la lista de las 113 experiencias que vivir en Madrid, al menos una vez en la vida.

  • ¿Dónde está? Glorieta de Ruiz Jiménez, 4.

3. Casa Labra

La definen como ‘taberna centenaria’ especializada, desde hace más de 150 años en bacalao y croquetas de este tipo de pescado. Su gastronomía responde a una fusión de la cocina más actual junto a las recetas más clásicas de bacalao.

Pero como no solo de bacalao vive el hombre… También cuentan con una gran variedad de vinos, raciones y bocadillos, ideal para un día que estés en el centro y te pique el gusanillo. Da igual si el gusanillo es de hambre, de curiosidad o de añoranza de lo castizo…

  • ¿Dónde está? Calle Tetuán, 12.

4. Casa Lucio

En pleno corazón del Madrid antiguo, Casa Lucio se ha convertido en una atracción tanto para turistas como para la gente de la capital. ¡Y no nos extraña ni un poco!

Su popularidad se centra en los huevos rotos, aunque la recomendación pasa por no irse sin probar también los callos, las albóndigas de ternera, las cocochas a la plancha o el cocido madrileño. Eso sí: el cocido solo se cocina los miércoles.

  • ¿Dónde está? Calle Cava Baja, 35.

5. Casa Maravillas

Si hay algo castizo en la capital es el cocido. Y en este lugar puedes probar uno de los mejores cocidos al completo de Madrid. Lo sirven con fideo fino, garbanzos, patatas, puerro, carne de vaca, magro, chorizo, morcilla… Sí, lo que viene siendo un cocido madrileño en condiciones.

Aunque la carta no termina ahí. La recomendación pasa por no llegar a la puerta sin haber probado también las sardinas en vinagre, el rabo de toro, el bacalao rebozado o dulces tan exquisitos como la quesada. Lo que viene siendo un aperitivo, vamos…

  • ¿Dónde está? Calle Jorge Juan, 54.

6. El Doble

¿Eres de quienes piensan que el tamaño sí importa? No te preocupes, tienes un lugar muy muy castizo a tu medida. Porque en este bar hacen honor a su nombre con cañas de 40 centilitros. La explicación radica en que dicen que esta es la longitud adecuada para conservar la cremosidad de la espuma de la cerveza y conseguir que tenga mejor cuerpo.

En este bar, la señora cerveza siempre va acompañada de un bol de patatas y banderillas, aunque te recomendamos que aproveches para probar la ensaladilla rusa, el pulpo a la vinagreta, las gambas cocidas, los mejillones, el queso, el jamón o las quisquillas… Así, para empezar está bien, ¿no?

  • ¿Dónde está? Calle Ponzano, 58.

7. Casa Amadeo

“Lo castizo es lo natural, y el guiso de caracoles picantes es casi una religión”. Así se presenta este restaurante en el que los caracoles parecen haberse convertido en manjar de dioses. Los sirven bien calientes en una olla y se comen con palillos, que después se tiran al suelo, junto con las cáscaras. ¿Más castizo? Imposible.

Sin embargo, aunque su seña de identidad son los caracoles, también es popular (y recomendable) por la casquería, los zarajos, los torreznos, la oreja de cerdo adobada, la morcilla y los callos… ¡Casi nada!

  • ¿Dónde está? Plaza de Cascorro, 18.

8. Taberna de Ángel Sierra

Su popularidad no es gratuita. La antigüedad, contar con el que dicen es el “mejor vermut de todo Madrid” y una decoración poco usual con botellas, barriles antiguos y grifos de vermut le han hecho convertirse en un lugar de visita obligada en Madrid para los amantes de lo castizo. Bueno, y para el resto también.

Lo más típico son sus conservas y canapés de toda la vida como mejillones, escabeche de atún, boquerones, anchoas, canapé de roquefort, salmón, montados de chorizo, jamón, queso y mucho más. ¡Esto sí podría ser un plan de esos inolvidables de Plan&go! ¿A que sí?

  • ¿Dónde está? Calle Gravina, 11 (Plaza de Chueca)

9. El Brillante

Sí, sí, estás pensando “¿Y dónde comer los mejores bocadillos de calamares en Madrid?”. Ningún ranking podría prescindir del clásico bocata con salsa alioli o con mayonesa, con el pan caliente que se desmigaja con casi mirarlo…

Si hablamos de comer un bocata de calamares en Madrid, la obligación (y la devoción) pasan por visitar El Brillante, donde verás la típica (y tan castiza) barra larga de acera junto a vitrinas de cristal con su logo muy brillante, valga la redundancia…

  • ¿Dónde está? Plaza de Emperados Carlos V, 8.

10. Freiduría de Gallinejas

Lo más “matritense” que te puedes imaginar. Como su nombre indica, uno de sus platos estrellas es el de las gallinejas, aunque también son muy comentadas sus mollejas blancas, entresijos y chicharrones, por ejemplo.

Eso sí, si nos permites la advertencia… No apto para estómagos sensibles. Ni para amantes de lo light. Ni para sufridores de dietas. Y totalmente recomendable para disfrutones.

  • ¿Dónde está? Calle Embajadores, 84.

¿Qué te ha parecido este paseo por los bares más castizos de Madrid? Ya sabes: desde tomar unas tapas o el aperitivo, hasta cenar o conocer la comida más típica y castiza de la capital… Tú decides el qué y el cuándo, porque el dónde ya te lo hemos sugerido nosotros. Y ya sabes: cualquiera de ellos puede ser el reclamo perfecto para un plan de esos inolvidables que se viven en Plan&go (si no tienes la app, descárgatela ya, que es gratis) 😉

¿Has visitado ya alguno de la lista? ¿Crees que nos hemos olvidado de un clásico que es un auténtico emblema de lo castizo? ¡Cuéntanoslo en los Comentarios!

Deja tu Comentario

Descárgate la App gratis