Senderismo y excursionismo. Diferencias + 10 reglas básicas del montañismo

Senderismo y excursionismo

Senderismo o hiking, excursionismo o trekking… Tantos matices que al final no sabes qué deporte estás practicando. Por eso vamos a explicarte las diferencias que hay entre ambas, además de las 10 reglas fundamentales del montañismo que todo amante de la naturaleza debería saber. De esta manera puedes ir mejor preparado para tus salidas a la montaña. ¡Comencemos pues! 😉

Antes de empezar a hablar del senderismo y el excursionismo, vamos a situarlos en el contexto donde se encuentran: el montañismo. Básicamente se trata de la disciplina que consiste en la realización del ascenso y descenso de montañas. Dentro de esta práctica nos encontramos diferentes categorías o áreas de práctica:

  • Marcha: Senderismo, excursionismo, expediciones
  • Escalada: Clásica, deportiva, en hielo
  • Resistencia: Duatlón de montaña, media maratón y maratón de montaña.

Ahora llega el turno del senderismo y el excursionismo 🙂

Senderismo

El Senderismo (o Hiking en inglés) es la disciplina del montañismo que implica ir por caminos señalizados, ya sea a través de puentes, senderos, o caminos tradicionales. Una de las grandes claves del senderismo, es que a través de éste, los senderistas puedan acercarse a la cultura, naturaleza y patrimonio de la zona en la que se encuentren.

Características del senderismo:

  • Los senderos deben estar señalizados ✅
  • La dificultad oscila entre fácil e intermedio ✅
  • Las rutas de senderismo se suelen hacer en 1 día ✅

Senderismo

Equipo básico de senderismo:

  • Equipo habitual: vestimenta por capas, calzado apropiado, bastones, protección contra sol, insectos, y lluvia. Gorro para el sol.
  • Mochila recomendada: 18 a 32 litros, con depósito de agua a ser posible
  • Algunos alimentos para el camino.

Excursionismo

El Excursionismo (o Trekking en inglés) a diferencia del Senderismo, es una especialidad del montañismo que implica más esfuerzo físico y que a la vez exige ir por parajes sin senderos y lugares donde no hay camino que pueden encontrarse en montañas, bosques, selvas, costas, cañones, ríos, etc. Esta actividad  puede compaginarse con la acampada realizando así turismo ecológico.

Características del trekking:

  • Puede incluir rutas sin sendero o señalización ✅
  • La dificultad de las rutas se encuentra entre media y alta. Una caminata de dificultad media podría incluir pasar una noche acampando, tener algunas pendientes pronunciadas, y llevar una mochila relativamente con más peso para tener todo lo necesario. En cambio, una caminata de dificultad alta puede requerir tener experiencia previa, así como llevar carpa, bolsa de dormir, calentador, alimentos con altas calorías, e inclusive ir acompañado de un guía experimentado ✅
  • Duración: A diferencia del senderismo puede llevar más de un día ✅

Excursionismo

Equipo de excursionismo:

Lo mismo que la lista anterior pero opcionalmente puedes considerar:

  • Llevar carpa
  • Esterilla aislante
  • Saco de dormir
  • Linterna
  • Parrilla, cocina a gas, olla, sarten, encendedor, abrelatas, bolsas de plástico, cuchillo.
  • Brújula y gps
  • Encendedor
  • Cuerdas
  • Cantimplora
  • Ropa extra
  • Mochila recomendada: 32 a 60 litros, con depósito de agua.
  • Equipo habitual: vestimenta por capas, calzados apropiados, bastones, protección contra sol, insectos, y lluvia.
  • Alimentación: Comida de alta montaña de poco peso y snacks de altas calorías.

Los 10 mandamientos del montañismo

Seas senderista, excursionista, escalador, o maratoniano, tienes que saberte sí o sí estas reglas fundamentales del montañismo:

Regla MÁSTER:

⚠️¡Recuerda esto siempre!⚠️: todo lo que ha venido con tu mochila, puede volver en tu mochila. No ensucies ni estropees el entorno ni el ecosistema. Esto implica dejar las cosas tal y como las encontraste. Pero no solo ensuciar, también consiste en no “ensuciar acústicamente”, es decir, no generar ruidos innecesarios y molestos.

1) Brújula + mapa. Tu parejita ideal

No seas Jack Sparrow y no te traigas una brújula que no indique el norte. Adjudícate una buena brújula con un buen mapa actualizado, y que sea a escala 1: 25.000, para que haya una mayor profundidad de detalles.  Esto nos puede permitir orientarnos de forma segura, e identificar todo tipo de elementos geográficos y geológicos, como por ejemplo escarpes rocosos, valles, y prever por su orientación/altitud qué laderas pueden tener nieve o estar más expuestas al viento.


2) Vístete adecuadamente.

Aquí no vale la “rebequica” de la abuela, por tanto que nos guste. En otoño-invierno nunca dejes de incluir un impermeable (que además transpire), ya que en situaciones de agua y viento puede salvarte de una mala pasada.

Tampoco valen las medias del Albacete Club de Fútbol del año 91. Tienen que ser unos calcetines técnicos, con su debida protección para rozaduras y para conservar una temperatura óptima.

¿Y qué decir de los pantalones? Aquí tampoco entran los “Dadodas” del domingo. Insistimos: buen recubrimiento, elasticidad, y comodidad.

3) Solo vale calzado seguro

Ya nos encantaría ir con nuestras zapatillas de running tan cómodas, pero no puede ser así, y lo sabes (-Julio Iglesias señalándote-) ¿Sabías que 1/3 de los accidentes en la montaña guardan una cercana relación con una incorrecta utilización del calzado? Una mala investigación previa puede salirte muy caro. Y ya que estamos, ¿qué tienes que tener en cuenta para escoger un buen calzado de montaña?:

  • La suela tiene que tener un buen agarre en el terreno sobre el que vayas a pisar.
  • La longitud de la caña puede ser media (terrenos poco accidentados) o alta (terrenos escarpados y con desnivel), debiendo elegir aquella que mejor se adapte a lo que más necesites.
  • Comprueba que las costuras de tus botas de montaña se encuentran perfectamente reforzadas.
  • Es conveniente que la puntera sea de goma reforzada, ya que se trata de una protección adicional
  • Existen botas con membrana (para meses fríos, húmedos y lluviosos), y botas sin membrana, (para meses de verano o zonas cálidas)
  • Escoge bien tu talla, ni muy grande ni muy pequeña. Una talla mal escogida puede provocarte heridas por rozaduras y posteriores infecciones, además de lesiones por mala pisada.

4) Mochila, lo más ligera posible.

Tienes que calcular muy bien el peso que vas a llevar durante la salida. No puedes ser Doraemon con su bolsillo mágico, tienes que ser un auténtico estratega con tu mochila, saber qué llevar y qué no, como si fuera el Tetris. Ir más ligero significa cansarse menos, y estar con energía positiva, incluso de mejor humor 🙂

5) Vigila los horarios

O los días son muy cortos en invierno (y te congelas), o los días son demasiado largos en verano (y te cueces). Calcula bien la hora de salida, y la hora de vuelta. También hay que tener en cuenta los minutos de descanso y las paradas técnicas, se suele mirar por internet lo que duran las rutas y la mayoría no incluyen los tiempos aproximados de descanso.

6) Velocidad no siempre es seguridad.

Velocidad no es sinónimo de seguridad, cada uno a su tiempo. Ir excesivamente rápido por las rutas puede dar lugar a cansancio excesivo, malas decisiones por querer llegar antes, escoger caminos equivocados, incluso hasta accidentes por tropiezos. Tampoco hay que ir al otro extremo, es decir, ir más lentos que el coche de Fernando Alonso (pobrecillo, con lo gran piloto que es…). Ir muy lentos desajusta el ritmo de la ruta.

7) Conoce las técnicas básicas de escalada

En la alta montaña es casi imposible no encontrarse hoy en día con una pendiente muy empinada o una pared, por lo que es aconsejable saber las técnicas básicas de la escalada, como por ejemplo saber atar bien un nudo, utilizar bien una cuerda para ascender o descender, montar un anclaje en un bloque… Hay que ser un poco McGyver en esto del montañismo.

8) Precaución con la nieve

Tómatelo en serio: hasta que no tengas la formación y experiencia suficientes evita las pendientes de nieve. No saber utilizar las herramientas de nieve y enfrentarte a terrenos donde hay puede resultar peligroso, e incluso hasta mortal.

9) Cuidado con los compañeros

Cuidado con los “demasiado expertos” que tienen una visión distorsionada de lo que es el montañismo, y con los inexpertos que creen saberlo todo sobre esta disciplina y que puedan poner en peligro a los demás. Haz una buena selección de ese grupito habitual de senderismo o excursionismo que tanto quieres tener. Gente respetuosa por lo que hace, prudente, y con visión realista de lo que es el montañismo.

10)  Ten un plan “B”

Incluso hasta un plan C, si nos apuras. Un cambio en el tiempo, un camino estropeado que impide llegar a nuestro objetivo, o el temprano cansancio de uno de nuestros soldados, pueden echar abajo la salida que teníamos pensada. Por lo que hay que pensar en otros caminos alternativos para llegar a nuestro objetivo, o que sean más cortos y suaves para no dificultar en exceso, y donde refugiarse en caso de condiciones climatológicas adversas.

BONUS

Clases prácticas de utilización de gps

No es el gps de nuestro coche. Aunque parezca mentira, saber usar e interpretar un gps de montaña es un arte. Hay que destacar su importancia, ya que una incorrecta lectura puede ocasionar accidentes, imprevistos, y perderse por la montaña. La Federación Madrileña de Montañismo imparte este tipo de clases.

En resumen…

Lo importante es que te guste, que lo disfrutes, que no sea ninguna obligación, y sobre todo, que te aporte salud. Para vivir estas experiencias y seguir caminando por las montañas… ¡descárgate la app de Plan&Go!

Deja tu Comentario

Descárgate la App gratis